domingo, 8 de febrero de 2009

Un homicida rosa

A veces, conviene analizar las cosas en frío para corroborar su dimensión. Resulta que un tipo –gitano y bailaor, en este caso, como podía haber sido payo y carpintero o chino y abogado-, liquida a una persona en un paso de peatones, se da a la fuga, acusa a otra persona, hermano para mas inri, y acaba con sus huesos en la trena. Hasta ahí todo relativamente normal, que bien sabemos de lo que el mundo anda sobrado. Pero cuando este hombre acude, tras pasar cuatro ratos entre rejas, a un programa de televisión a confesarnos, previo pago, lo arrepentido que está, la historia adquiere tintes verdaderamente sonrojantes.

Cada uno puede pensar lo que le de la gana sobre Farruquito y sus actos. Sobre si miente o dice la verdad. Sobre si está o no lo suficientemente arrepentido. Lo macabro es convertir esto en un show televisivo que aprovecha la coyuntura para disparar su share (y llenar las arcas del delincuente). Ahora, el marrón es para Antena 3. Han tocado techo (por fondo, si es que lo hay) y resulta complicado añadir mas morbo al asunto. La imaginación es libre, el hombre no (Farruquito si), que decía Buñuel:

¿Quién puede ser el siguiente en pasar por este tipo de programas? Roldán tampoco ha podido resistirse a sus cantos de sirena. Lo difícil es superar el listón. Habrá que buscar algo a la altura, escarbar entre la abyección. ¿Un sanguinario dictador africano? ¿Un terrorista islámico? ¿Qué tal el doctor Mengele? Quizá no lleve muerto treinta años (y si lo está se le resucita, no sería la primera vez que se hace algo similar) como todos pensamos, y continúe en Brasil tomando caipirinhas y bronceando su piel aria al sol de Ipanema, una versión que algunos escépticos llevan años extendiendo. Puede que le merezca la pena pasarse por DEC para contarnos su vida, a cambio de unos eurillos, detallando minuciosamente sus experimentos con judíos, maricones y demás escoria. A lo mejor le interrumpe la confesión Jesús Mariñas, para preguntarle si se ha hecho o no algún lifting “con casi cien años tiene un cutis estupendo”. O puede que el galeno nos haya salido sarasa, y le de por tocarle el culo a Cantizano entre bambalinas. No estaría mal. Habrá que ir buscando traductor, o traductora. A ver quién mengeles, digo demonios, sabe alemán por allí, mas que nada porque la mayoría de invitadas que pasan por el aro han labrado su envidiable currículum con el francés.

3 comentarios:

  1. Aquí pasa lo mismo en los medios de comunicación ,es deprimente!

    ResponderEliminar
  2. Por esto ya no pongo la TV. Mi TV es Youtube, que puedo escoger lo que veo.

    Los homicidios rosas van en contra de la inteligencia humana, forman parte del "plan de idiotización de la población".

    Un petò,
    Mun

    ResponderEliminar